Entradas con la etiqueta ‘sla’

Cómo mejorar el rendimiento de los servicios cloud

Cuando las empresas migran sus aplicaciones a la nube, esperan que el rendimiento de la nube sea impecable. Necesitan confiar que las aplicaciones se ejecutarán con un rendimiento que les permita mantener la productividad de sus usuarios.

Las empresas tienen altas expectativas en lo que se refiere a rendimiento del cloud computing. La falta de confianza respecto al rendimiento sigue siendo una barrera de adopción de servicios en la nube. La mayoría de proveedores cloud ofrecer acuerdos de nivel de servicio (SLA) respecto a la disponibilidad de los servicios, pero no dicen nada sobre asegurar el rendimiento. Por mucho que una aplicación esté disponible, si su rendimiento es bajo, de cara al usuario la situación es equivalente.

Existen muchos factores que contribuyen a ralentizar la ejecución de las aplicaciones en la nube y, por lo tanto, a su rendimiento. Entre ellas podemos encontrar: distancia al proveedor cloud, grandes volúmenes de interacción o cargas de trabajo cliente-servidor, ancho de banda insuficiente, congestión de la red y cuellos de botella en el servidor.

Uno de los principales culpables de obtener un tiempo de respuesta pobre es la latencia. Conforme aumenta la distancia entre el usuario y su proveedor cloud, la latencia también aumenta. Si multiplicamos la latencia por el número de interacciones cliente-servidor, el tiempo de respuesta de la aplicación puede desesperar al usuario.

Soluciones simétricas y asimétricas

Afortunadamente para los proveedores cloud, existen técnicas que permiten mejorar el tiempo de respuesta del usuario final. Alguna de estas técnicas son incorporadas de forma simétrica (double-ended) mientras que otras son asimétricas (single-ended).

Las tecnologías de optimización simétricas, como la optimización WAN, tienen un componente que es instalado cerca del servidor cloud y otro componente localizado cerca del usuario o directamente en el dispositivo del usuario. Estas técnicas incluyen tecnologías como optimización TCP para mejorar el rendimiento; compresión dinámica y deduplicación de datos para reducir la carga de trabajo; almacenamiento (caching) de ficheros para reducir el tiempo de respuesta y la carga de trabajo; y técnicas para reducir el número de peticiones realizadas a la aplicación consiguiendo mandar datos en una única transacción.

Por otro lado, las tecnologías asimétricas (conocidas como soluciones de optimización de contenidos) son instaladas cerca del servidor cloud y permiten acelerar un subconjunto de tráfico, incluyendo el tráfico web. En este tipo de tecnologías, el usuario final debe ser capaz de entender cualquier modificación que la asimetría realiza sobre los datos. La aplicación instalada en la nube debe comunicarse con el software cliente (habitualmente un navegador web) para indicarle las modificaciones realizadas en los datos.

Entre las tecnologías asimétricas podemos encontrar: compresión de datos para reducir la carga de trabajo; caching local para acelerar el tiempo de computación del servidor; transformación HTML para indicarle al navegador que consiga el contenido más eficientemente (por ejemplo consolidando peticiones individuales en una única petición); TCP offload para canalizar el tráfico desde muchas conexiones en una única conexión TCP persistente para reducir el consumo de CPU.

Conclusión

Si los proveedores desarrollan un conjunto de técnicas que permitan mejorar el rendimiento de sus servicios cloud, pueden conseguir diferenciarse de su competencia y obtener nuevos clientes. Asimismo, deberán añadir servicios de medición y monitorización del rendimiento.

Los proveedores cloud debe ser capaces de implementar SLAs que garanticen el rendimiento de los servicios cloud.

Share

Aspectos legales y conflictos SLA en servicios cloud

Los aspectos legales son uno de los principales dilemas ante los que se presenta el usuario que pretende adoptar una solución cloud. En este sentido, éstos continuan dificultando la adopción y utilización de cloud computing.

Podemos dividir los aspectos legales en tres grupos:

  • Marco contractual necesario para asegurar unos niveles de servicio adecuados.
  • Marco regulatorio que se aplica al procesamiento de los datos.
  • Ley aplicable a la organización de los servicios cloud y al modo en que los estados pueden acceder a la información por motivos de seguridad.

Asegurar niveles de servicio

Un contrato de cloud computing tendría que seguir un esquema parecido a cualquier otro contrato de outsourcing. Por lo tanto, crear un marco contractual que asegure unos niveles de servicio no debería ser un problema.

En un contrato de servicio cloud uno debe esperar que incluya claúsulas como la localización de los servicios, sub-contratación, actualización de tecnología, tiempos de caída y consiguientes contrapestaciones, precio, terminación de contrato, etc.

Los problemas aparecen si existe una desigualdad entre las partes que negocian el contrato. Por ejemplo se puede manifestar en una actitud del tipo “lo tomas o lo dejas”. También cuando el proveedor es incapaz de responder a ciertas preguntas claves, como por ejemplo dónde están localizados sus servicios o quién tiene acceso a los datos. Si en la negociación del contrato aparecen problemas, es bastante probable que también aparezcan en la resolución del mismo.

En la mayoría de los casos la negociación es posible y se suele llegar a acuerdos de nivel de servicio (SLA). Cuanta más claridad haya en el contrato, menos riesgo habrá en las posibles disputas como por ejemplo las compensaciones en caso de pérdida de servicio.

Marco Regulatorio

Tradicionalmente las leyes han mantenido que las organizaciones son libres de acordar contratos entre varias partes. Sin embargo, este punto de vista no se ajusta cuando exis

La mayoría de las empresas que prestan servicios de cloud públicas o híbridas afrontan algún tipo de obligación regulatoria. Por ejemplo, algunos sectores están especialmente regulados (servicios financieros, farmacéuticos, telecomunicaciones, etc.). Además hay que tener en cuenta que aquellas empresas que procesan datos personales están bajo una regulación general sobre protección de datos.

Por lo tanto, es importante que las empresas de cloud computing comprendan sus obligaciones de acuerdo al marco regulatorio aplicable. Si el marco contractual de un servicio cloud no se ajusta al marco regulatorio, el prestador de servicios puede estar bajo la amenaza de sufrir fuertes sanciones.

Ley aplicable

Uno de los problemas más sensibles del cloud computing es el que incumbe al movimiento de datos entre distintos países. Por ejemplo, la legislación estadounidense según la “Patriot Act” por motivos de seguridad nacional algún tipo de dato está sujeto a revisión obligatoria.

Las leyes europeas de protección de datos no permiten la transferencia de datos personales fuera de las fronteras de la unión europea. En particular, algunos países como Francia incluso tienen estados de “bloqueo” para prevenir ciertas formas de flujo de datos fuera de sus fronteras.

En resumen podemos decir que ciertas leyes internacionales puede ser contradictorias en alcance y propósito, causando dificultades operacionales en las multinacionales. Por lo tanto, si la ley requiere que los datos residan únicamente en ciertos países, esto deberá ser indicado en detalle en los contratos para evitar futuros problemas.

Share

Bienvenido a Virtualizamos

Virtualizamos es un proyecto de la empresa nerion que nace con el objetivo de convertirse en un portal de referencia en el mundo de la virtualización y el cloud computing.
Suscripción a Virtualizamos
Entradas antiguas por mes
Twitter
nerion - Registro Dominios, Hosting y Housing Profesional