Entradas con la etiqueta ‘servicio’

5 errores comunes cuando contratamos servicios cloud

Conforme los profesionales IT ganan en conocimiento acerca del cloud computing, empiezan a hacerse preguntas acerca de qué funcionalidades les puede aportar este tipo de servicios. Utilizar servicios en la nube puede convertirse en una decisión estratégica.

El hecho de incorporar servicios cloud en la infraestructura informática de una empresa conlleva tomar ciertas decisiones. Una elección errónea puede afectar al funcionamiento de la empresa. El objetivo de hoy es presentar 5 errores comunes en los que suelen caer las empresas a la hora de tener presencia en la nube.

1.- No estimar correctamente las necesidades de red

El principal objetivo de mover cargas de trabajo informáticas a la nube es eliminar las restricciones de procesador y memoria que tenemos en los servidores y/o PCs de nuestra red.

Conforme aumentan los recursos de procesador y memoria hasta una capacidad “infinita”, lo hace a costa de nuestra red. Planificar el traslado a la nube requiere especial atención a nuestros recursos de red. Si no es suficiente o existe una alta latencia con el proveedor cloud, el rendimiento de nuestras aplicaciones cloud será pobre afectando a la productividad de nuestros empleados.

2.- No elegir el proveedor cloud adecuado

Aquellas empresas que están considerando contratar servicios cloud necesitan determinar qué servicios van a mover y a qué proveedor cloud. Este proceso puede ser complejo.

En primer lugar calcularemos qué actividades (como protección de datos, gestión de sistemas, almacenamiento de documentos, etc) son complejas o costosas de administrar en nuestra infraestructura. A continuación crearemos una proposición de valor para obtener esos servicios de un proveedor cloud y por último decidiremos su contratación si los costes asociados se adecúan a nuestro presupuesto.

Los errores suelen aparecer cuando los responsables IT contratan servicios cloud a un proveedor no adecuado. Por lo tanto, durante el proceso de planificación tenemos que estar seguros de haber investigado todas las opciones y proveedores posibles haciéndonos preguntas como: ¿El software open source se adapta a las necesidades de nuestra empresa? ¿Un determinado proveedor cloud ofrece el servicio o soporte que necesitamos? ¿Tenemos personal propio para administrar cualquier tipo de servicio no controlado por el proveedor cloud?

3.- No determinar las cargas de trabajo adecuadas

Además de elegir el proveedor cloud adecuado, debemos determinar las cargas de trabajo que moveremos a la nube. A veces es posible que contratemos servicios que no son adecuados para ejecutarse en la nube.

Deberemos tener en cuenta cómo afectará a los usuarios finales mover ciertas cargas de trabajo a un proveedor cloud. Podemos caer en el error de pensar que facilitará nuestra administración pero a costa de afectar la eficiencia de los usuarios.

Las cargas de trabajo adecuadas para la nube serán aquellas que beneficien a los administradores y a la experiencia del usuario final, y además ofrezcan el mejor ROI a la empresa.

4.- No considerar posibles pérdidas de servicio del proveedor

El principal argumento de los profesionales IT contra la adopción de servicios cloud es la posibilidad de pérdidas de servicio (de hecho son conocidas ciertas noticias acerca de caídas de servicio de proveedores cloud).

Cuando se adoptan servicios cloud, se deben asumir ciertos riesgos. Aún así no debes asumir que tu proveedor cloud es infalible, ten siempre un plan de contingencia como tener múltiples proveedores cloud o utilizar tecnologías de alta disponibilidad.

5.- Ignorar al cliente

Un error final en el que caen las empresas es cuando su presencia en la nube se centra en la relación entre un servicio IT y su aplicación cliente. Dicho cliente puede distribuir el servicio a los usuarios mediante varios mecanismos: escritorios virtuales (VDI), virtualización de aplicaciones, streaming, etc.

Las empresas deben ajustar el tamaño de su mecanismo cliente basándose en las necesidades del usuario final y en la conexión entre el cliente y el proveedor cloud. Aplicaciones que funcionan perfectamente en tu infraestructura local con un determinado software cliente, pueden no funcionar igual de bien en la nube.

Share

5 preguntas a tener en cuenta a la hora de contratar servicios cloud

A estas alturas el término cloud computing es conocido y también los beneficios  que puede aportar a las empresas. Pero, ¿los servicios cloud se adaptan a nuestras necesidades? En el día de hoy os presentamos cinco preguntas elaboradas por Symantec que hay que tener en cuenta a la hora de decidirse a contratar servicios cloud.

1.- ¿Encuentras dificultades a la hora de realizar el presupuesto en nuevas tecnologías?

Las pequeñas empresas pueden lograr una disminución significativa en el coste de propiedad (TCO) de recursos IT si adoptan servicios cloud. Gracias a los servicios en la nube, no es necesario adquirir licencias o servidores físicos. Asimismo, costes relacionados con el mantenimiento de los servidores disminuyen prácticamente a 0 ya que es el proveedor de servicios quien los soporta. A estos costes le tendríamos que añadir los asociados con el espacio necesario para alojar servidores y la electricidad consumida por dichos servidores.

2.- ¿Encuentras dificultades a la hora de administrar tu infraestructura de red y ordenadores?

Es bastante común que las pequeñas empresas tengan en un único servidor alojado su servicio de e-mail, página web comporativa, servidor de archivos, programas de facturación o gestión, etc. Además es probable que el servidor sea administrado por un responsable IT con demasiado trabajo o, en ocasiones, con escasos conocimientos. Podemos comparar esta situación con un servicio suministrado a través de Internet, alojado en un CPD con el último equipamiento y administrado por expertos IT.

Uno de los beneficios de una infraestructura cloud computing es que los ordenadores de los clientes requieren menos software instalado, evitando posibles problemas relacionados con la administración o actualizaciones.

3.- ¿Tienes dificultades a la hora de estar actualizado en lo que se refiere a tendencias como movilidad o implementando cambios en tu infraestructura?

Si contratas un servicio cloud, su infraestructura es más flexible y capaz de responder a cambios en lo que se refiere a hardware, software, seguridad o mantenimiento. En la nube, la norma es una adopción del cambio más rápida.

Adicionalmente, adoptar la movilidad en tus empleados es más sencillo cuando las aplicaciones y recursos de la empresa están alojados en la nube. Tus usuarios simplemente se conectan a través de un navegador web desde un portátil o smartphone. Además se facilita la colaboración entre empleados, permitiendo a varios usuarios trabajar conjuntamente sobre proyectos o documentos. No digamos la posibilidad de realizar reuniones online.

4.- ¿Quieres tener más tiempo para centrarte en tu negocio?

Una infraestructura cloud te permite tener más tiempo libre para centrarte en el core de tu negocio. Con menos servidores y ordenadores que administrar, puedes tener tiempo para establecer estrategias que den a la empresa las herramientas y procesos necesarios para crecer.

Un buen departamento IT es realmente aquel que ayuda a la empresa a utilizar la tecnología para avanzar en los objetivos de la empresa.

5.- ¿Necesitas proteger los activos digitales de tu empresa?

Los servicios en la nube permiten mejorar la seguridad de la empresa. En algunos casos, los empleados sólo acceden a datos alojados en un servicio en la nube, sin tener que almacenar datos localmente. Sin embargo, muchas empresas consideran que una solución híbrida es la que se adapta mejor a sus necesidades. En esta solución, utilizan ciertos datos alojados en la nube y otros alojados en su propia infraestructura. Pero debemos tener en cuenta que si alojamos datos en nuestra infraestructura, deberemos protegernos de ataques externos como virus, malware 0 accesos no autorizados, y en ciertos casos establecer sistemas de encriptación o de copias de seguridad.

La seguridad no sólo alcanza a la protección de los datos, si no también a la continuidad del negocio. Un proveedor cloud seguramente tendrá centros de datos replicados con políticas de continuidad de negocio. Sin embargo, es necesario alcanzar y comprender los acuerdos de nivel de servicio (SLA), así como las medidas que toma nuestro proveedor de servicio a la hora de proteger nuestros datos.

 

Share

Los proveedores IaaS medianos ganan mercado con servicios personalizados

Los grandes proveedores IaaS tienen como principal ventaja competitiva el precio. Por el contrario los proveedores IaaS pequeños y medianos tienen como mercado objetivo aquellas empresas que demandan servicios más a medida. La capacidad de conocer y adaptarse a las diferentes necesidades de los clientes, a través de servicios personalizados y complementarios, es la principal arma de ventas para estos proveedores IaaS.

Los principales proveedores IaaS trabajan en modo de economías de escala: muchos clientes, con márgenes muy reducidos y alquilando ciclos de computación por pocos céntimos a la hora. Este tipo de servicio normalmente carece de servicios gestionados que permiten dar un servicio de calidad al usuario.

En este sentido, podemos afirmar que se ajustan más a las necesidades de un usuario final pero no a las de una pequeña o mediana empresa. Por el contrario, los pequeños y medianos proveedores ganan cuota de mercado ofreciendo flexibilidad, agilidad y servicios personalizados a estas PYMES.

Las PYMES no quieren servicios cloud genéricos

La mayoría de las PYMES no disponen de un departamento de informática o IT propio y no tienen conocimientos al respecto. Por lo tanto, para ellos no existe diferencia de si un servidor está en sus instalaciones o en la nube. Esto choca de frente contra el marketing tradicional de servicios IaaS que anima a las empresas a pasarse a la nube para conseguir ahorros de costes.

Los pequeños proveedores cloud se están agarrando a esta situación para conseguir clientes. Por ejemplo, existen proveedores que ofrecen a sus clientes un ingeniero dedicado para ellos. De este modo, les puede ayudar en tareas como la evaluación de productos IaaS, migración de datos, diferentes niveles de gestión, cambios en la configuración para ajustarse a sus necesidades, etc. Para poder llevar a cabo este tipo de servicio, es fundamental conseguir una relación estrecha con el cliente.

Normalmente los proveedores cloud grandes atrapan a sus clientes ofreciendo una plataforma que dificulta la migración de un proveedor a otro. Del mismo modo suelen ofrecer soluciones basadas en uno o pocos fabricantes software. Por el contrario, los pequeños proveedores ofrecen soluciones independientes que permiten la interoperabilidad y no cautivan al usuario. De este modo, los clientes pueden alojar soluciones SaaS en una plataforma de alta fiabilidad.

Poder ofrecer este tipo de soluciones conlleva que los proveedores realicen una gran inversión en hardware, software y sobre todo personal especializado que permita dar un servicio personalizado y flexible al cliente.

 

Share

Aspectos legales y conflictos SLA en servicios cloud

Los aspectos legales son uno de los principales dilemas ante los que se presenta el usuario que pretende adoptar una solución cloud. En este sentido, éstos continuan dificultando la adopción y utilización de cloud computing.

Podemos dividir los aspectos legales en tres grupos:

  • Marco contractual necesario para asegurar unos niveles de servicio adecuados.
  • Marco regulatorio que se aplica al procesamiento de los datos.
  • Ley aplicable a la organización de los servicios cloud y al modo en que los estados pueden acceder a la información por motivos de seguridad.

Asegurar niveles de servicio

Un contrato de cloud computing tendría que seguir un esquema parecido a cualquier otro contrato de outsourcing. Por lo tanto, crear un marco contractual que asegure unos niveles de servicio no debería ser un problema.

En un contrato de servicio cloud uno debe esperar que incluya claúsulas como la localización de los servicios, sub-contratación, actualización de tecnología, tiempos de caída y consiguientes contrapestaciones, precio, terminación de contrato, etc.

Los problemas aparecen si existe una desigualdad entre las partes que negocian el contrato. Por ejemplo se puede manifestar en una actitud del tipo “lo tomas o lo dejas”. También cuando el proveedor es incapaz de responder a ciertas preguntas claves, como por ejemplo dónde están localizados sus servicios o quién tiene acceso a los datos. Si en la negociación del contrato aparecen problemas, es bastante probable que también aparezcan en la resolución del mismo.

En la mayoría de los casos la negociación es posible y se suele llegar a acuerdos de nivel de servicio (SLA). Cuanta más claridad haya en el contrato, menos riesgo habrá en las posibles disputas como por ejemplo las compensaciones en caso de pérdida de servicio.

Marco Regulatorio

Tradicionalmente las leyes han mantenido que las organizaciones son libres de acordar contratos entre varias partes. Sin embargo, este punto de vista no se ajusta cuando exis

La mayoría de las empresas que prestan servicios de cloud públicas o híbridas afrontan algún tipo de obligación regulatoria. Por ejemplo, algunos sectores están especialmente regulados (servicios financieros, farmacéuticos, telecomunicaciones, etc.). Además hay que tener en cuenta que aquellas empresas que procesan datos personales están bajo una regulación general sobre protección de datos.

Por lo tanto, es importante que las empresas de cloud computing comprendan sus obligaciones de acuerdo al marco regulatorio aplicable. Si el marco contractual de un servicio cloud no se ajusta al marco regulatorio, el prestador de servicios puede estar bajo la amenaza de sufrir fuertes sanciones.

Ley aplicable

Uno de los problemas más sensibles del cloud computing es el que incumbe al movimiento de datos entre distintos países. Por ejemplo, la legislación estadounidense según la “Patriot Act” por motivos de seguridad nacional algún tipo de dato está sujeto a revisión obligatoria.

Las leyes europeas de protección de datos no permiten la transferencia de datos personales fuera de las fronteras de la unión europea. En particular, algunos países como Francia incluso tienen estados de “bloqueo” para prevenir ciertas formas de flujo de datos fuera de sus fronteras.

En resumen podemos decir que ciertas leyes internacionales puede ser contradictorias en alcance y propósito, causando dificultades operacionales en las multinacionales. Por lo tanto, si la ley requiere que los datos residan únicamente en ciertos países, esto deberá ser indicado en detalle en los contratos para evitar futuros problemas.

Share

Bienvenido a Virtualizamos

Virtualizamos es un proyecto de la empresa nerion que nace con el objetivo de convertirse en un portal de referencia en el mundo de la virtualización y el cloud computing.
Suscripción a Virtualizamos
Entradas antiguas por mes
Twitter
nerion - Registro Dominios, Hosting y Housing Profesional