Entradas con la etiqueta ‘estrategia’

5 pasos para elaborar una estrategia cloud en tu empresa

Me he encontrado con un documento elaborado por IBM en el cual se habla de los 5 pasos que debemos realizar a la hora de construir una hoja de ruta cloud en nuestra empresa. A continuación os presento un resumen de las directrices que ayudan a las empresas crear una hoja de ruta en sus estrategias cloud.

1.- Comunicar

La adopción del cloud beneficia a toda la empresa, no sólo al departamento de informática de la empresa. Por lo tanto, es recomendable comunicar los planes de adopción cloud cuanto antes y con frecuencia. ¿A quién? A dirección y a aquellos departamentos afectados, poniendo énfasis en las ventajas que les aporta:

  • Comunicación con dirección: fomenta la innovación, incrementa la respuesta de la empresa a los cambios del mercado y disminuye la inversión en tecnología IT.
  • Comunicación con departamentos afectados: el cloud puede disminuir los plazos de salida de productos al mercado, mejorar la colaboración, etc.

Informar sobre el proyecto cloud lo beneficia porque puede impulsarlo dentro de las prioridades presupuestarias y garantizará la cooperación de los responsables de departamentos afectados.

2.- Crear inventario de cargas de trabajo

Toda nuestra infraestructura informática no tiene porqué ser movida a la nube, por lo menos en un corto/medio plazo. Pero es necesario reflexionar acerca de qué cargas de trabajo migraremos a la nube y cuándo.

Para ello, comenzaremos con un inventario de activos. Normalmente, el departamento de informática cuenta con un inventario de activo acerca de las aplicaciones que gestiona. Pero éste se puede ampliar incluyendo las cargas de trabajo que actualmente no están automatizadas (por ejemplo funciones de analítica de negoico realizadas mediante hojas de cálculo).

También deberemos prestar atención a las aplicaciones tradicionales que presentan un rendimiento bajo. Éstas pueden ser candidatas para un completo rediseño que pueda incluir rehacerlas para una obtener prestación óptima en la nube. Asimismo será necesario rediseñar aplicaciones, que actualmente se ejecutan dentro de nuestras instalaciones, para poder ser ejecutadas en un proveedor externo en la nube.

3.- Evaluar las cargas de trabajo

La adopción de soluciones cloud depende de varios criterios subjetivos y objetivos, como por ejempo la seguridad, la disponibilidad, la accesibilidad y el modo en que las aplicaciones interactúan con otras cargas de trabajo. Un puen punto de partida es evaluar cómo de crítica y estratégica es una determinada carga de trabajo para la empresa:

  • ¿Esta carga de trabajo es misión crítica, es decir, puede sobrevivir la empresa si la carga de trabajo estuviera incaccesible durante varios días?
  • ¿Una carga de trabajo es estratégica, es decir,  genera un valor significativo para la empresa?

Es recomendable organizar las cargas de trabajo en un gráfico, como se ilustra en la siguiente figura:

Muchas empresas optan por iniciar su entrada en el cloud con cargas de trabajo Nivel 4. A medida que van recorriendo la hoja de ruta pueden
aplicar los conocimientos adquiridos para mover cargas de trabajo de los demás niveles.

4.- Asignar las cargas de trabajo al servicio cloud e iniciar la migración

Dentro de los servicios cloud podemos encontrarnos con opciones de cloud público que son menos costosas. Pero también existen entornos clouds privados que ofrecen un alto grado de seguridad y control del rendimiento.  Por último, han surgido entornos cloud híbridos que pueden ser la mejor opción para cargas de trabajo que se alimentan de varias fuentes, incluido el cloud privado en propias instalaciones.

Si nuestra empresa se dedica al desarrollo de aplicaciones, deberemos considerar servicios de Plataforma como Servicio (PaaS). Deberemos evaluar a los diferentes proveedores en función de nuestras necesidades, el que disponga de un portfolio de servicios amplio y flexible y con acuerdos de nivel de servicio de rendimiento y seguridad.

Una vez que hemos terminado de evaluar nuestras cargas de trabajo, deberemos determinar que cargas de trabajo migraremos en primer lugar. Como decíamos antes, muchas empresas inicialmente prueban los servicios cloud migrando sus aplicaciones menos críticas y estrarégicas (lo que consideramos TIER 4). De este modo, podemos evaluar las ventajas de los servicios en la nube con el mínimo riesgo de interrupción de nuestro negocio.

5.- Gestionar el cloud

Una vez hemos adoptado soluciones cloud, no nos podemos olvidar de él. Nuestro proveedor debe ofrecernos un conjunto sólido de herramientas de gestión que permitan optimizar nuestras aplicaciones. Por tanto, deberemos conocer como estamos utilizando el cloud y revisar nuestros informes de uso.

Es recomendable seleccionar un proveedor cloud que nos permita disponer de herramientas de gestión que puedan utilizarse en un nuestro entorno informático tradicional (ya sea mediante el soporte de estándares). De este modo seremos capaces de gestionar todo el entorno de manera coherente, agilizando así las funciones administrativas y maximizando el valor para la empresa

Share

Estrategia cloud para conseguir una nube dinámica

Cloud computing sigue siendo un término impreciso que, según la persona, puede ser definido de varios modos. Sin embargo, en su forma ideal, es un modelo de entrega de servicios IT inteligente eficiente en la gestión de recursos y costes asociados. Una solución cloud optimizada se ajusta a las necesidades de la empresa y ofrece un nivel de inteligencia y adaptabilidad que es capaz de optimizar los recursos IT “al vuelo”.

Para conseguir migrar con éxito de nuestro data center tradicional a una infraestructura cloud dinámica es necesario una estrategia cloud que nos permita dar soporte y gestionar servicios y recursos basados en la nube a los niveles de servicio requeridos y con la máxima eficiencia.

Una estrategia cloud dinámica se basa en la automatización inteligente para poder proveer los flujos de capacidad que las empresas tendrán en el futuro.

Nuestra estrategia cloud para conseguir una nube dinámica optimizada se basa en tres pasos en este orden, cada uno de ellos sustentando sobre el anterior:

  1. Entrega de servicio ágil
  2. Gestión automatizada de servicios
  3. Servicios adaptados (auto-optimización)

Entrega de servicios ágil

En esta fase obtendremos una entrega rápida (en minutos) de servicios y recursos IT a los usuarios. Las decisiones de asignación, aprovisionamiento y asignación de costes se hará de manera estática basada en las políticas de la empresa. No permite una gestión automática y o escalar recursos bajo demanda, no adaptándose a los cambios de la empresa.

Las principales características de esta fase son:

Gestión y creación de servicios basada en modo autoservicio. Se crean servicios a partir de un catálogo de plantillas de servicios.

Definición de un catálogo de servicios, especificado por el departamento de sistemas, que identifican las mejores prácticas en el aprovisionamiento de recursos y procesos para cada servicio.

Asignación inteligente de recursos heterogéneos mediante políticas sofisticadas que modelan las necesidades de cada servicio de acuerdo al estado actual y futuro de los recursos. De este modo se asegura que se asignan el conjunto óptimo de recursos físicos y virtuales. Las políticas deberían ser multidimensionales, teniendo en cuenta la disponibilidad y los niveles de uso actual, el rendimiento histórico y las reservas futuras.

Aprovisionamiento inicial automático y desaprovisionamiento  mediante plantillas para poder entregar de manera rápida recursos heterogéneos físicos y virtuales. Se utilizan las mejores prácticas en lo que se refiere a cargas de trabajo, en vez de tareas manuales. De este modo se eliminan posibles errores humanos.

Facturación o muestra de los costes asociados a la utilización de recursos. De este modo el departamento IT puede volver a captar el importe asociado a los costes de recursos IT y que la empresa comprenda los requerimientos de capacidad y costes asociados según sus  prioridades.

Panel de administración de gestión y generación de informes con gráficas en tiempo real y de tendencias. De este modo se permite llevar un seguimiento de las políticas establecidas, y los eventos y actividades realizadas. Asimismo se puede realizar una planificación de la capacidad necesitada y optimización de los recursos disponibles.

Gestión automatizada de servicios

En esta fase, el entorno cloud empieza a adaptarse dinámicamente a las cargas de trabajo y condiciones externas. El objetivo es automatizar de tal manera que los recursos y los empleados del departamento IT puedan escalar mejor los recursos disponibles. De este modo se permite maximizar la utilización de la capacidad de recursos disponibles y reducir la complejidad y costes asociados a su gestión.

Las principales características de esta fase son:

Migraciones de cargas de trabajo iniciadas de manera automática mediante políticas de migración de máquinas virtuales. Éstas monitorizan y empaquetan máquinas virtuales en recursos infrautilizados con el objetivo de maximizar la capacidad disponible para nuevos servicios.

Gestión inteligente del consumo eléctrico. De este modo se reduce el consumo de energía en recursos infrautilizados. Se produce el apagado automático de recursos no utilizados que vuelven a ponerse en funcionamiento cuando van a ser utilizados.

Respuesta automática a incidentes comunes que permiten su resolución inmediata, eliminando o reduciendo la pérdida de servicio. La solución cloud debería permitir establecer acciones basadas en determinados eventos o condiciones para una gestión estándar y automatización de tareas repetitivas.

Automatizar la ejecución de tareas de mantenimiento. Debería ser posible identificar sobre qué recursos se va a realizar tareas de mantenimiento para que automáticamente se migren a otros recursos disponibles.

Servicios adaptados (auto-optimización)

Por último, en esta fase la infraestructura cloud dinámicamente se adapta a las cargas de trabajo y las condiciones de los recursos disponibles. La nube se auto-optimiza de acuerdo a unos SLA.

La asignación automática y optimización de recursos IT es efectiva y consigue que los niveles de servicio sean predecibles y consistentes sin necesidad de intervención humana. Los servicios cloud adaptados están basados en la tecnología RTI (Real-Time infraestructure).

Las principales características de esta fase son:

Políticas de migración de máquinas virtuales según carga de trabajo de manera automática. De este modo se mueven cargas de trabajo de recursos sobreutilizados (overcommited) para evitar caídas de rendimiento y pérdidas de servicio. Las cargas de trabajo deberían ser constantemente monitorizadas y migradas a recursos alternativos cuando se alcance una determinada carga, de acuerdo a unos SLA.

Políticas de autoreparación capaces de responder a estados de fallo físicos o virtuales. Así se asegura que los fallos son solucionados antes de producir una caída de servicio.

Flexibilidad inteligente de los recursos que automáticamente se asignan a una aplicación en función de su demanda.

Ampliación automática de la nube estableciendo servicios en otras nubes, privadas o públicas, según las necesidades de la empresa. Está característica debería incluir capacidades para automatizar la migración de servicios hacia tu nube privada en el momento que se vuelve a tener a recursos disponibles.

Share

¿Soluciones cloud para recuperación ante desastres en empresas?

Actualmente existen múltiples técnicas y tecnologías que permiten a las empresas establecer un plan de recuperación ante desastres (DR o DRP). Obviamente la tecnología escogida se tiene que ajustar a las necesidades y al volumen de datos almacenado por la empresa.

Cuando una empresa establece un plan DR lo que pretende es proteger sus datos de un posible fallo en el sistema pero también de un posible desastre (por ejemplo un incendio) que pueda afectar al centro donde está alojada su infraestructura informática.

 

Una solución de copia en cinta, ¿puede ser una opción ante desastres?

Tradicionalmente se ha utilizado la cinta como sistema de copia de seguridad, aunque actualmente cada vez se utiliza más la realización de copias sobre disco. El elemento común de todos estos sistemas es que los datos necesitan ser copiados fuera de la localización principal de la infraestructura IT de la empresa.

En empresas pequeñas, con limitaciones de presupuesto, que no necesitan realizar copias de seguridad de un gran volumen de datos y/o no necesitan que estén disponibles en un período corto de tiempo,  en caso de pérdida de datos, la cinta todavía puede ser una opción viable.

A la hora de establecer una estrategia DR es fundamental preguntarse con qué rapidez necesitas que tus datos vuelvan a estar disponibles. Por lo tanto, si se necesita que los datos sean recuperados instantáneamente o en escenarios de failover , las tecnologías de cinta no son una opción viable. En ese caso, la empresa tendría que plantearse soluciones de replicación de datos y/o clustering.

 

¿Qué es necesario para que un sistema de replicación remota sea efectivo?

Actualmente existen tecnologías, como WAN optimization o Deduplication, que permiten la replicación completa o parcial de una infraestructura IT en una localización externa. El problema de estas soluciones es que a menudo el coste asumido no se adapta al presupuesto de la empresa, no digamos en una PYME.

Estas soluciones no son efectivas si la conectividad entre la ubicación principal y la réplica no es lo suficientemente rápida. Supongamos que necesitamos utilizar la infraestructura de réplica y la velocidad de acceso es lenta o que después de un desastre necesitamos que los datos en nuestra infraestructura principal reflejen los últimos cambios. Por lo tanto necesitamos el suficiente ancho de banda con el consiguiente coste a asumir por parte de la empresa.

Aspectos a tener en cuenta en una solución cloud DR

Para empresas pequeñas, soluciones cloud como backup online pueden ser una opción que se adapta tantos a sus necesidades como a su presupuesto. Pero conforme la cantidad de datos aumenta la accesibilidad a los mismos se puede ver afectada.

En una empresa que maneje terabytes de datos, en caso de desastre y en función de la importancia de los datos para la supervivencia de la empresa, soluciones de este tipo no pueden ser una opción. Imaginémosnos la cantidad de ancho de banda necesario o dónde recuperarán tales cantidades de información. Este tipo de empresas deberían buscar soluciones cloud más adecuadas para su infraestructura basadas en IaaS o PaaS.

Existen empresas, como SunGard o IBM, que proveen servicios DR suministrando un sitio alternativo donde ser replicados tus datos. Básicamente dan servicios de equipamiento en standby preparado para utilizarse en caso de desastre.  Este tipo de soluciones, que permiten aumentar los niveles de servicio de una empresa, pueden ser utilizadas tanto por grandes empresas como PYMES. En vez de tener que destinar una parte de los presupuestos a su infraestructura IT,  están pagando por un servicio determinado que es imputable como un coste operacional más.

 

 

Share

Bienvenido a Virtualizamos

Virtualizamos es un proyecto de la empresa nerion que nace con el objetivo de convertirse en un portal de referencia en el mundo de la virtualización y el cloud computing.
Suscripción a Virtualizamos
Entradas antiguas por mes
Twitter
nerion - Registro Dominios, Hosting y Housing Profesional