La caída de AWS muestra los desafios y oportunidades a los que se enfrentan los proveedores cloud

Hace dos semanas (el 29 de Junio), dos de los centros de datos que tiene Amazon Web Services (AWS) en Estados Unidos fueron afectados por una tormenta eléctrica. Ésta produjo una caída en el servicio de AWS que duró alrededor de 6 horas y afectó a negocios online tan conocidos como Instagram, Pinterest o Netflix. Esos centros de datos soportan una de las zonas de disponibilidad (availability zones) de Amazon en la región US East-1. Aunque Amazon define a los zonas de disponibilidad como localizaciones físicas distintas, no ofrece información acerca de como están configuradas.

No es la primera vez que una tormenta eléctrica afecta a parte de la nube de Amazon. Ya en 2009, los centros de datos ubicados en Virginia sufrieron caídas similares a la de hace dos semanas.

Estas caídas que afectan al servicio de proveedores cloud muestran los desafíos y oportunidades a los que éstos se deben enfrentarse. A pesar de su redundancia, la nube está basada en equipamiento físico (que es probable que pueda fallar), por lo tanto los proveedores cloud deben disponer de un plan DR (Disaster Recovery) que se active en caso de caídas y permita continuar con el servicio.

Entornos Multi-Proveedor

Es habitual que los proveedores cloud dividan sus recursos entre diferentes zonas de disponibilidad y centros de datos separados físicamente. Aunque este hecho sea conocido por muchos de sus clientes, éstos están comenzando a tener reservas sobre la fiabilidad de los planes DR de sus proveedores cloud. Es por ello que los usuarios están empezando a considerar entornos cloud multi-proveedor que se ajustan más a sus necesidades.

Los proveedores cloud deberán ser capaces de soportar estos entornos cloud multi-proveedor para ajustarse a las necesidades y demandas de sus clientes.

Cloud Balancing

La capacidad de balancear la carga entre entornos cloud heterogéneos (interconexión de centros de datos para crear una cloud única), también conocido como cloud balancing, puede ayudar a los proveedors cloud a prevenir caídas de servicio o soportar picos de tráfico inesperados. De este modo les permite mejorar su redundancia.

Según expertos en cloud, para aquellas aplicaciones que son críticas y no pueden sufrir pérdidas de servicio, técnicas como el cloud balancing puede ser una política adecuada. Actualmente estás técnicas se están ofreciendo como servicios premium a los clientes.

Conclusiones

A la hora de diseñar su nube, es fundamental que los proveedores cloud escojan áreas geográficas que tengan sentido. Deben aprender de sus errores y de los de otros proveedores.

Los proveedores cloud deberán ser capaces de aumentar la fiabilidad y redundancia de sus nubes manteniendo el coste de sus servicios. De este modo podrán seguir siendo competitivos en el mercado.

Share

Deja un comentario

*

Bienvenido a Virtualizamos

Virtualizamos es un proyecto de la empresa nerion que nace con el objetivo de convertirse en un portal de referencia en el mundo de la virtualización y el cloud computing.
Suscripción a Virtualizamos
Entradas antiguas por mes
Twitter
nerion - Registro Dominios, Hosting y Housing Profesional